301 272 0009 - 315 225 5607 - 657 53 46         fundacionsenosama@gmail.com        Calle 44 #29A-41 - Edificio Trafalgar Ofi. 203
Spanish English
Nosotros
Preguntas Frecuentes

         

 

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso, sustituye la consulta con su médico.
Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

 

CÁNCER DE MAMA

 

 

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama es un crecimiento anormal e incontrolable de las células mamarias usualmente como resultado de mutaciones en genes que controlan la proliferación y muerte celular.

En la mayoría de los casos, estas mutaciones ocurren debido a eventos aún no plenamente entendidos con efectos acumulativos durante el tiempo de vida de la persona.

 

 

 

¿Cuáles son los signos/síntomas del cáncer de mama?

El cáncer de seno al principio generalmente no causa síntomas por ello es muy importante los auto exámenes mensuales, las mamografías cada dos años para mujeres mayores de 50 años, o antes si existe alguna sintomatología.

A medida que el tumor crece, puede cambiar la forma como se ve y se siente el seno.

Los cambios comunes son:

  • • Un bulto o engrosamiento en el seno, cerca del mismo o en la axila.
  • • Un cambio en el tamaño o forma del seno.
  • • Piel del seno hendida o arrugada.
  • • Un pezón sumido hacia dentro del seno.
  • • Secreción (fluido) del pezón, especialmente si contiene sangre.
  • • La piel del seno, del pezón o de la areola (área oscura de la piel en el centro del seno) puede verse escamosa, roja o hinchada. Puede tener rebordes u hoyuelos de tal manera que se ve como la cáscara de una naranja.

 

 

 

 

¿Es un problema de mujeres mayores?

No.  Si bien la mayoría de los casos se presentan en mujeres que pasan de los 50 años, se estima que 12 de cada cien afectadas tienen menos de 40 años.

¿Por qué les da a unas mujeres y a otras no?

Como en todos los tumores, para que se presente deben confluir tres factores: los genéticos (herencia), el estado de salud individual y los factores ambientales (consumo de cigarrillo, sobrepeso, malos hábitos de alimentación, estrés y contaminación, entre otros).
 

 

 

 

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama?
 

  • Edad: Las probabilidades de padecer cáncer de seno aumentan conforme la mujer envejece.
  • Antecedentes personales de cáncer de seno: La mujer que ha tenido cáncer en un seno tiene un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en su otro seno
  • Antecedentes familiares: Su riesgo de presentar cáncer de seno es mayor si su madre, padre, hermana o hija, tuvo cáncer de seno.
  • Ciertas alteraciones genéticas: En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, las pruebas pueden mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos, poco comunes.
  • Radioterapia al pecho: Las mujeres que han recibido radioterapia al pecho (incluyendo los senos) antes de los 30 años de edad tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno.
  • Antecedentes relacionados con la reproducción y la menstruación:

- En cuanto más edad tiene la mujer cuando da a luz a su primer hijo, mayores son sus probabilidades de cáncer de seno.

- Las mujeres que nunca tuvieron hijos tienen un mayor riesgo de cáncer de seno.

- Las mujeres que empezaron su menstruación (tuvieron su primer período menstrual) antes de los 12 años tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.

- Las mujeres que entraron en la menopausia después de los 55 años de edad tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.

- Las mujeres que reciben terapia hormonal para la menopausia durante muchos años tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno.       

  • Densidad del seno: Las mujeres cuyas mamografías muestran zonas más grandes de tejido denso.
  • Haber tomado dietilestibestrol: Se recetó a algunas mujeres embarazadas entre 1940 y 1971.
  • Obesidad o sobrepeso después de la menopausia.
  • Inactividad física.
  • Consumo de alcohol.

 

 

 

¿Hay forma de reducir ese riesgo?

Sí.  La clave está en prevenir; hay, de acuerdo con la evidencia disponible, medidas que ayudan a proteger contra el desarrollo de estos tumores. Entre ellas se cuentan mantenerse en el peso, hacer ejercicio regularmente, reducir el consumo de alimentos nocivos (como las carnes procesadas y las grasas); incluir en la dieta buenas verduras y frutas, frutos rojos, lácteos descremados y pescados; controlar el estrés y la ingesta de alcohol; mantener a raya el cigarrillo y no exponerse a su humo; acudir a controles médicos regulares; no postergar demasiado la maternidad e incluso practicarse análisis para identificar marcadores genéticos que determinan el riesgo.

 

¿Es cierto que estos tumores no duelen?

Sí. En sus estados iniciales no duelen, razón por la cual son más peligrosos. Al no ser alertadas por la molestia, las afectadas no consultan a tiempo.

 

¿Y entonces cómo detecta uno que algo no anda bien?

Practicarse mensualmente el autoexamen de los senos es vital para que las mujeres conozcan sus mamas y detecten las alteraciones que se presenten. Hay que aclarar que no todos los cambios son indicativos de tumor, pero en caso de que se presenten, conviene consultar.

¿Causa cáncer de mama usar desodorante, pastillas anticonceptivas, ciertos medicamentos o comer ciertos alimentos?

Actualmente, ninguna investigación científica ha demostrado que el cáncer de seno esté relacionado con el uso de desodorantes ni antitranspirantes en las axilas. Estudios recientes demuestran que las mujeres jóvenes que han tomado píldoras anticonceptivas corren mayor riesgo de padecer cáncer de seno. Las nuevas píldoras anticonceptivas podrían presentar un riesgo menor que las formulaciones anteriores. No existe ningún estudio que recomiende ciertos alimentos para evitar el cáncer de seno, sin embargo, la obesidad puede ser un factor que contribuye al cáncer de seno. 

¿Es el cáncer hereditario?

El cáncer no siempre es hereditario. La mayoría de los casos de cáncer ocurren en personas que no tienen familiares con cáncer. Sin embargo, algunos tipos de cáncer sí ocurren con más frecuencia en ciertas familias que en el resto de la población.

Por ejemplo, los siguientes tipos de cáncer ocurren a veces en varios miembros de una familia:

• Cáncer de piel (melanoma)

• Cáncer de seno

• Cáncer de ovario

• Cáncer de próstata

• Cáncer de colon

El cáncer de mama hereditario representa aproximadamente 5 a 10% de todos los casos de cáncer de mama. Los hombres que tienen un gen alterado relacionado con el cáncer de mama también tienen un mayor riesgo de padecer de esta enfermedad.

¿Qué aspectos han probado ser beneficiosos para prevenir el cáncer  de mama? 

 

 

Autoexamen: Toda mujer debe realizar un autoexámen. Éste se realizará en los días después de la menstruación, si ella aún ocurriera. El examen que hace de sus propias mamas consiste en:
- Palpación de sus Glándulas

- Palpación de alguna dureza
- Su inspección, ante un espejo en busca de cambios de color y/o del tamaño aparición de deformidades en las mamas, en el pezón o en la areola, secreción por el pezón.

• Examen médico: Toda mujer debe realizar un control mediante exámen médico de sus mamas, por lo menos una vez al año, a partir de los 40 años de edad. Este examen consiste en el examen clínico por un médico entrenado y en la elaboración y/o seguimiento de la historia clínica de la paciente.

Mamografía: Cada dos años, a partir de los 50 años.
 

 

¿Cuál es el método de detección de cáncer de mama más confiable?

La mejor defensa contra el cáncer del seno es la mamografía y los auto exámenes del seno mensuales.   

Dicen que las mamografías no son tan exactas. ¿Eso es cierto? ¿Sirven?

Sí sirven. Toda mujer debe practicarse, de acuerdo con la recomendación general, un examen de este tipo al año, después de los 50. Para mujeres más jóvenes, se indica más la ecografía, por las características de sus tejidos; sin embargo, si el médico ordena una mamografía, hay que practicarla. En algunos casos se requieren resonancias magnéticas.

¿Es cierto que les da a los hombres?

Sí. Aunque el porcentaje de afectados es bajo, existe el riesgo; aunque no tan desarrolladas, los hombres también tienen glándulas mamarias. Por lo tanto, deben hacerse autoexamen, estar atentos a cambios y consultar siempre que los detecten.

¿Cuándo consultar?

Siempre que se presenten cambios en los senos, por pequeños que sean, como aparición de masas, alteraciones en la textura o color de la piel, secreciones por el pezón o inversión del mismo, y dolor.


 

He sido diagnosticada (o) con cáncer de mama, ¿qué debo hacer?

Si la biopsia muestra que la paciente  tiene cáncer de seno, el oncólogo(a) necesita saber la extensión (estadio o etapa) de la enfermedad para ayudarle a elegir el mejor tratamiento. El estadio se determina por el tamaño del tumor, si el cáncer ha invadido tejidos cercanos y si se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Las mujeres con cáncer de seno cuentan con muchas opciones de tratamiento. El tratamiento que es el mejor para una mujer puede no ser el mejor para otra. El tratamiento que es correcto para la paciente depende principalmente de los resultados de las pruebas y de su estado general de salud Las opciones son cirugía, radioterapia, terapia hormonal, quimioterapia y terapia dirigida.  La paciente puede recibir más de un tipo de tratamiento.

 

 ¿Me van a hacer una mastectomía?

La mastectomía no siempre es necesaria y, en caso de serlo, hoy contamos con cuatro tipos, en función de las características de cada tumor. El diagnóstico precoz también ha contribuido a que los tratamientos sean cada vez menos invasivos y las cirugías menos agresivas.

¿Cuándo debo plantear la reconstrucción?

La reconstrucción mamaria no es un capricho estético, ni un peligro innecesario: una de las finalidades que tiene es restaurar la imagen corporal de la mujer, lo que ayuda a enfrentarse de forma más positiva a la enfermedad.  Para la mayoría de pacientes, la reconstrucción implica dos o tres procesos quirúrgicos, aunque en ocasiones es posible hacer la reconstrucción inmediata, en el mismo acto de la mastectomía.

¿Se me va a caer el pelo?

La mayor parte de las quimioterapias empleadas en cáncer de mama producen alopecia, por el efecto nocivo que tienen sobre el folículo piloso. Suele ocurrir en torno a las tres semanas del inicio del tratamiento y puede afectar a cejas, pestañas, vello axilar y púbico y, en algunos casos, a las uñas.

 ¿Podré teñirme el pelo cuando vuelva a salir?

El pelo vuelve a crecer entre dos y tres meses después de haber finalizado el tratamiento. La mayoría de las veces el pelo es más denso, rizado y canoso que antes del tratamiento, y se puede teñir, aunque en los primeros meses se debe evitar el uso de tintes que contengan amoníaco.

 

¿Qué es el ganglio centinela?

La técnica del ganglio centinela consiste en inyectar en el tumor una molécula teñida con contraste, que se comporta como una célula maligna, y viajará hacia la primera estación ganglionar. Si al extirparla, no se encuentran células malignas, el riesgo de diseminación a otros ganglios será mínimo, por lo que no será necesario extirpar el resto de ganglios (linfadenectomía).

 

¿Qué es un linfedema?

Es la hinchazón que se produce en el brazo de la zona en la que se ha practicado la linfadenectomía. En el 75% de los casos, aparece durante el primer año de la cirugía, y la causa está en el acúmulo de líquido linfático. Para evitarlo o para paliar las molestias, se recomienda unos ejercicios de fisioterapia, mantener el brazo en alto cuando está en reposo, evitar coger peso con ese brazo o tomar la tensión en esa extremidad. Como el riesgo de infección es alto, también conviene no realizar extracciones de sangre en el brazo intervenido.

 

¿Cuál es la alimentación más adecuada durante el tratamiento?

Beber agua abundamente a lo largo del día es fundamental en la dieta de la paciente de cáncer de mama, ya que los distintos tratamientos pueden provocar deshidratación. El resto de la dieta no debe ser especialmente distinta a la anterior al tratamiento mientras formen parte de una alimentación sana y equilibrada, rica en frutas, verduras y pescado. Los alimentos más recomendables son: legumbres, verduras cocidas, cereales, frutas, productos lácteos y fibra. Se debe evitar el tabaco y el alcohol, así como la sal y las grasas.

¿Puedo hacer ejercicio físico?

Los tratamientos provocan efectos adversos a nivel muscular y osteoarticular. Para combatirlos, es recomendable el ejercicio físico aeróbico y continuado, así como acudir a un fisioterapeuta especializado en el ámbito de la oncología.

Es importante recordar que se ha demostrado el efecto protector frente a la enfermedad del ejercicio físico moderado, equivalente a andar media hora a paso rápido al menos 5 días por semana.

¿Es adecuado el tratamiento?

Tras el diagnóstico de cáncer de mama se produce una sensación de incertidumbre con respecto a las consecuencias de la enfermedad, los tratamientos y sus posibles efectos secundarios, y otra serie de situaciones relacionadas con el proceso oncológico.

El tratamiento responde a una evaluación exhaustiva que se hace individualmente para cada caso, de acuerdo con los ensayos y las recomendaciones de las guías clínicas. Las pacientes suelen preguntar por la quimioterapia en pastillas, que tiene sus indicaciones; a diferencia de lo que se cree, puede ser tanto o más tóxico que el tratamiento intravenoso. Buscar una segunda opinión puede ser bueno, porque puede proporcionar a la paciente mayor información sobre el tipo de cáncer y las posibilidades de tratamiento.

Una mujer con este cáncer, ¿puede amamantar?

Lo recomendable tras el diagnóstico es empezar de inmediato el tratamiento; en ese caso, lo mejor es suspender la lactancia o no iniciarla.

¿Es cierto que la lactancia previene este cáncer?

Está demostrado que lactar tiene un efecto protector, pero no es una vacuna. La mayoría de las pacientes con esta enfermedad aseguran haber sido mamás y lactado a sus hijos.

 ¿Cuáles son las posibilidades de sobrevivir?

Hoy en día, muchas. Pero eso depende de varios factores que van desde el diagnóstico temprano, el tipo de tumor y las condiciones generales de las pacientes, hasta el tiempo de inicio del tratamiento y la continuidad del mismo.

 ¿Cuál es el riesgo de reaparición de un tumor?

Por lo general, los diagnósticos a tiempo y los buenos tratamientos tienen mayores probabilidades de curación y disminuyen la posibilidad de que reaparezcan.

¿Sirve extirparse los senos y los ovarios, para reducir el riesgo?

Aunque es un tema bastante polémico, la presencia de marcadores cancerosos específicos (que se detectan mediante análisis genéticos) justifica, para algunos especialistas, el retiro preventivo de las mamas.

 

         

INFORMACIÓN



logo
Contáctanos, déjanos ayudarte y date cuenta que no estás sola y puedes salir de esto.

  •    Calle 44 #29A-41 - Edificio Trafalgar Ofi. 203
  •    301 272 0009 - 315 225 5607 - 657 53 46
  •    fundacionsenosama@gmail.com
Sitio patrocinado por: